Transgénicos en tus cosméticos, una mala sorpresa

La normativa europea obliga a identificar los ingredientes derivados de organismos manipulados genéticamente (OMGs) en alimentos y piensos, pero cualquier otro producto de consumo como la cosmética puede contener transgénicos sin que lo sepamos.… Publicado en “Bioecoactual“.

¿Cómo se comprueba la ausencia de transgénicos en cosmética?

Las principales normas privadas que certifican cosmética econatural prohíben expresamente el uso de ingredientes modificados genéticamente, pero la comprobación sobre el origen no OGM de muchos ingredientes es muy complicada y con frecuencia se basa en declaraciones emitidas por el propio fabricante. También se puede analizar con test PCRs pero son caros y poco frecuentes todavía.
Los OGMs pueden aparecer en cosmética directamente a través de ingredientes que sean transgénicos, como un aceite de soja OGM, o lo que es más frecuente, pueden estar contenidos en ingredientes procesados, que no llevan el nombre de la materia prima de la que proceden. También es muy frecuente que los OGMs sean los microrganismos utilizados en la obtención mediante biotecnología de ciertos ingredientes como el ácido cítrico o la goma xantana, entre otros.

Ingredientes que pueden ser transgénicos

Algunos ingredientes frecuentes, como la vitamina E, el Caprylic/Capric Triglyceride o el Coco Glucoside, se pueden obtener de varias fuentes que contengan grasas como los aceites de colza, soja, algodón o maíz con muchas posibilidades de ser OGM.  Esos mismos ingredientes podrían obtenerse de otras fuentes no OGM como el aceite de oliva o el de coco, pero son más caros. A nivel mundial, aproximadamente el 28% del aceite vegetal que se produce es de soja. Si tenemos en cuenta que el 83% de la soja, el 80% del algodón, el 30% del maíz y el 25% de la colza cultivadas en el mundo son transgénicas, la posibilidad de que nuestro cosmético incluya un ingrediente transgénico es muy elevada.

Maíz

El maíz es una importante materia prima para la industria cosmética. Cualquier ingrediente que contenga los términos Glycerin, Glycerol, Glycol o Glyceryl, puede haber sido obtenido de maíz transgénico porque el mayor productor de glicerina del mundo es EUA y allí el 92% del maíz es OGM.

Ácido hialurónico

Muchos ingredientes que tradicionalmente se obtenían de restos animales, actualmente se obtienen de plantas como el maíz, la colza, la palma o la soja ya sea por motivos sanitarios o porque su obtención es más barata. Es el caso del ácido hialurónico que se obtiene por procesos enzimáticos de levaduras que pueden ser transgénicas, alimentadas con azúcares que también pueden tener origen transgénico.  Pero en la cosmética seguimos encontrando ingredientes obtenidos de restos animales, la mayoría de los cuales, se han criado consumiendo pienso transgénico.

Alcohol

Otra fuente importante de ingredientes cosméticos son los azúcares que se obtienen de plantas como el maíz y remolacha azucarera que pueden ser transgénicas. De los azúcares se obtienen las diferentes formas de alcohol que se incluyen directamente en la fórmula (etanol, Cetearyl alcohol, alcohol denat) o se utilizan para la síntesis de otros ingredientes (fenoxietanol). De hecho, la mayor parte de los alcoholes usados en cosmética provienen del maíz.

Las vías por las que un organismo modificado genéticamente está implicado en un cosmético son muchas y muy diversas. No se trata de si mi cosmético contiene o no restos de un cultivo transgénico, ni siquiera si eso puede tener efectos o no en la salud. Se trata simplemente de estar informados como consumidores, de poder decidir si con mi compra quiero apoyar, o no, este tipo de tecnología.

Autoras: Nuria Alonso, Certificación BioVidSana y Montse Escutia, Proyecto Ecoestética