LYCOLAB/Beatriz Uralde

“Nuestro colágeno garantiza el bienestar de los caracoles”

Lycolab es una empresa ubicada en el Parque Tecnológico de Álava. Produce colágeno tipo I liofilizado 100% natural. 5 años de investigación en estrecha colaboración con las Facultades de Farmacia y Ciencias y Tecnología de la Universidad del País Vasco, y con el Centro de investigación Lascaray Ikergunea de Vitoria,  han dado como resultado  una metodología innovadora y única, una marca registrada. Beatriz Uralde es CEO y fundadora de Lycolab. También es bióloga por la Facultad de Ciencias y Tecnología de la Universidad del País Vasco, y técnico superior en Laboratorio de Análisis y Control de Calidad por la Universidad de Granada.  Bióloga de profesión y ecologista por vocación, cree firmemente que hemos de hacer lo posible para dejar este planeta un poco mejor de lo que lo encontramos cuando llegamos. 


-¿Nos puedes hablar de cómo iniciasteis el camino en vuestra empresa? ¿Cuándo fue y qué ha cambiado? ¿Cuál es el balance?
-Al principio se planteó como un proyecto divertido, cuya principal finalidad era investigar y aprender, pero  la investigación empezó a arrojar resultados sorprendentes, que no pudimos ignorar, de modo que lo que inicialmente era una colaboración con la Facultad de Farmacia de la Universidad del País Vasco y el Centro de Investigación Lascaray ikergunea, de Vitoria, pasó a ser una start-up llamada Lycolab. Ya estamos en otra fase. Seguimos intentando que no se pierda el espíritu inicial, pero ahora tenemos el reto y la presión de poner en valor nuestro colágeno, que es el único colágeno natural del mundo; esto es donde garantizamos el bienestar animal, y esto es algo completamente novedoso. Nuestro método habilita el uso del colágeno como ingrediente de  la cosmética natural, y, al mismo tiempo, resulta muy fácil de trabajar en todas las formulaciones donde lo hemos incorporado. Lycolab acaba de irrumpir en el sector de la cosmética. Estamos explorando todas nuestras posibilidades y preferimos ir lentos pero seguros. Tenemos un producto excepcional y queremos ponerlo en valor en el mercado porque los que lo han probado han quedado fascinados.

COSMÉTICA “BIO”
-¿Cómo ves el sector de la cosmética ecocertificada en nuestro país?
-Me parece una labor necesaria la que llevan a cabo todos/as los/as protagonistas del sector, una labor no exenta de riesgos y que no todo el mundo valora, aunque afortunadamente cada vez más personas sí saben darle el valor que tiene. Pero también lo entendemos, ya que nos cuesta mucho a todos arrancar los viejos patrones para meter los nuevos. Aquí la labor de una certificación es fundamental. En nuestro colágeno, con la liofilización, conseguimos estabilizar las proteínas sin necesidad ni de conservantes ni estabilizantes y sin frío para su conservación, ni ningún otro aditivo, cumpliendo la normativa sanitaria. Además, esterilizamos con altas presiones (presurización ó HPP), por lo que nuestro colágeno no está irradiado. Generalmente tenemos que aclarar lo que significa “natural certificado”: que no hay maltrato animal y que somos respetuosos con el medio ambiente y esto no lo decimos nosotros, sino que también lo dice una certificadora internacional respaldada por la Asociación Vida Sana.

-¿De qué manera puede alterar todo lo que se había avanzado la crisis del coronavirus? ¿Habrá más comercio online? ¿La ciudadanía va a estar más preocupada en cuidarse?
-Ojalá aprendamos de todo lo que hemos vivido estos días y resurjamos más evolucionados y conscientes. Y ojalá hayamos entendido que el planeta hay que cuidarlo para que él cuide de nosotros. Desde Lycolab ponemos nuestro granito; somos conscientes de que somos pequeños pero intentamos ser un ejemplo de cómo  sí se pueden hacer las cosas bien, con ingenio, creatividad, decisión y pasión.  Lycolab está en el segmento del B2B y de momento nuestro volumen de negocio y número de clientes no requiere un desarrollo de venta online. Todo apunta a que vamos a vivir más cada vez. Hoy en día es muy fácil llegar a los 80 y es probable que tú y yo pasemos sin problemas de los 90. La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y el que más tiempo estará expuesto a este gran y largo viaje, así que yo creo que sí, que nos cuidaremos, más por la cuenta que nos trae.

El colágeno de  Lycolab garantiza el bienestar animal, es muy versátil y permite formular fácilmente


BIENESTAR ANIMAL
-Hay una gran sensibilidad respeto a los ingredientes de origen animal en los productos cosméticos… ¿Qué le dirías a las personas preocupadas por ello con respecto a vuestros productos y a los prejuicios que puedan tener?
-Respetamos todas las ideologías y estamos a favor del mundo natural, pero nosotros no dañamos a ningún ser vivo, ni siquiera vegetal. Los caracoles entran vivos y se van vivos. Si el fundamento es el respeto por la vida ese lo cumplimos con una nota excelente. Pero, es más, al liofilizar mantenemos las estructuras intactas sin ningún aditivo; tenemos la cuota de emisiones de CO2 bajo mínimos en el cómputo global del proceso.

-¿Qué ofrece el colágeno de origen animal que no pueda ofrecer un ingrediente de origen vegetal?
-El colágeno es una proteína de origen exclusivo animal y se obtiene en su mayoría de fuentes porcinas, bovinas o de peces (colágeno marino), y hasta ahora no de formas muy amables. El colágeno es hidratante y regenerante, es decir ayuda a la regeneración y renovación celular por parte de los fibroblastos, que favorece su capacidad proliferativa (células clave en los cambios asociados al envejecimiento, fotoenvejecimiento u otras alteraciones sufridas). Existen en el mundo vegetal moléculas precursoras de síntesis de colágeno, pero si los fibroblastos -es decir, las células que conforman la epidermis- están dañadas o alteradas (por causas internas o externas) y no lo  pueden sintetizar, los precursores no pueden funcionar. Pero, además, aunque sean vegetales, esas moléculas, hay que estabilizarlas y vehiculizarlas. Entendemos las reticencias a los ingredientes de origen animal en cosmética, pero asistimos a grandes cambios donde el paradigma de hacer las cosas está cambiando gracias a los avances de la tecnologíanatural y entendemos y apoyamos que este camino ha de ser siempre desde el respeto a todas las formas de vida, sin olvidar los ecosistemas donde habitan.

-Los caracoles de los cuales obtenéis el colágeno no sufren… ¿Cómo es su cría? ¿Cómo se obtiene la baba sin provocarles ningún daño?
-Aquí es donde entra la certificadora vinculada a la Asociación Vida Sana, que realiza en nuestra opinión el papel más importante en toda la producción y puesta en el mercado de nuestro colágeno. Todo este proceso lo tenemos protegido como secreto industrial y recogido ante notario. El colágeno salió de la lista de los productos naturales por sus orígenes, y nosotros lo hemos devuelto a la lista de los ingredientes naturales, para que laboratorios y artesanos de la cosmética lo puedan utilizar con total confianza y aquí la Asociación Vida Sana, a través de BioInspecta, son decisivos, ya que ellos avalan mediante certificación documentada… que lo que decimos es cierto, desde la confianza y garantía que ofrecen a sus clientes. En nuestro proceso de obtención del colágeno a través de los caracoles variedad Helix aspersa… no dañamos a los caracoles y obtenemos, después de una exclusiva preparación y metodología, colágeno con una concentración de colágeno al 10%. La certificadora nos ha evaluado y documentado todo el proceso y hasta han estado en la granja de nuestro criador de caracoles (Caracoles Gorbea) para comprobar lo que estamos señalando.

COLÁGENO VERSÁTIL
-¿Qué busca una empresa que utiliza vuestro producto como ingrediente en sus cosméticos?
-Utilizar el colágeno en formulaciones que antes no podían como geles, champús, serums o mascarillas, o incluso detergentes… También hay laboratorios que quieren empezar a utilizar ingredientes naturales, o laboratorios de cosmética natural que quieran volver a incluir el colágeno en sus formulaciones. Permite jugar con la cosmética de una manera amable y fácil. No da sorpresas desagradables, formula muy bien y sorprende gratamente por su versatilidad y fácil uso.

-¿Decías que para vosotros es muy importante la certificación?
-Sí, claro. Es muy relevante. Ya he comentado que nos certifica BioInspecta porque es la certificadora con la que trabaja la Asociación Vida Sana y para nosotros es una garantía de fiabilidad y trabajo bien hecho.

-¿De qué otras maneras, en tu vida personal, procuras tener hábitos que no sean dañinos para el medio ambiente?
-Bueno… Yo soy una vegetariana tolerante y colaboro con el IAN (Instituto Alavés de la Naturaleza). Aunque creo que no se trata tanto de no comer carne si no de reducir su consumo. Es un lujo ecológico del que estamos abusando y en mi opinión ya estamos empezando a pagarlo. Y si algún día compro pescado miro muy bien las técnicas de pesca que se han empleado; sobre todo que no sean de arrastre, que es dañina para los mares y su fauna 

-¿Cómo imaginas el futuro de la empresa de aquí a tres o cuatro años?
-Queremos poder caracterizar el colágeno para incluirlo en geles o viales en el  sector de la salud y el deporte o la dermocosmética, tanto en cuidados para quemaduras como para tratamientos invasivos donde la piel sufra, y no descartamos en un futuro no muy lejano formas de uso interno.  Cuando empecé me dije: “Bueno… Yo continuo hasta que me paren”. Y  hasta ahora no me han parado.

Carolina Sánchez
Publicado en El Ecomensajero Digital

MÁS INFO
LYCOLAB
info@lycolab.com
Tel. 945 711 033
www.lycolab.com