HERBERA Premio BioCultura 2019 Cosmética

Cosmética, fitoterapia y aromaterapia se unen en Herbera, una firma con unos valores muy definidos donde la conciencia y el respeto por el medio ambiente son tan importantes como la calidad de los productos. Han conseguido unir los saberes más antiguos sobre botánica farmacéutica con los avances científicos en dermocosmética, creando fórmulas ecológicas e innovadoras. Fabrican sus productos en España, más concretamente en la capital madrileña, donde disponen de laboratorio propio. Están comprometidas con la vida en cualquiera de sus formas, por ello son cosmética 100% natural, orgánica, sostenible y vegana certificada. Han recibido el premio BioCultura 2019 en el apartado de cosmética y estarán en BioCultura Madrid.

Detrás de Herbera está Mayte García (en la foto, recogiendo el premio BioCultura 2019 en la Gran Gala del Mundo Bio que se celebró en Valencia), una farmacéutica cautivada por el mundo de la fitoterapia y la dermocosmética. Después de trabajar en un laboratorio cosmético, viajó a Centroamérica para investigar sobre las relaciones de las comunidades indígenas con las plantas y aprender sobre otras especies que aquí desconocía. Se especializó en formulación con diferentes másters y posgrados en fitoterapia, cosmética natural y en normas de correcta fabricación mientras desarrollaba y probaba sus fórmulas. En 2016 se lanzó a crear su  propio laboratorio en Madrid y nació Herbera.

-¿Cuál es el balance de estos años al frente de Herbera?
El balance es muy positivo. Desde el principio tuve claro que quería tener mi propio laboratorio. Formular y crear una línea de cosmética que fuera ecológica, vegana y sostenible era mi pasión. Así que la apuesta era arriesgada y más teniendo en cuenta los obstáculos que encuentra un emprendedor en los inicios de su actividad. Pero me siento muy orgullosa de lo conseguido.  Herbera cada año evoluciona y son muchas las personas que usan nuestra cosmética y nos recomiendan. Gracias a ello podemos seguir lanzando nuevos productos con los que aportar nuestro granito de arena al mundo de la cosmética saludable.  

EL  PÚBLICO
-¿Quiénes son vuestros clientes? ¿Por qué acuden a vosotros?
Tenemos clientes de todo tipo pero quizás el cliente más común sea mujer entre 30 y 50 años que busca una cosmética respetuosa con su piel y efectiva. Muchas personas llegan a Herbera después de haber probado de todo para tratar la piel sensible o con rosácea y consiguen con nuestros productos calmar y recuperar la vitalidad de su piel. También tenemos muchos clientes preocupados por el medio ambiente y veganos convencidos de que existe otra forma de producción y consumo más respetuosa con el planeta.

-¿Cuáles son las joyas de la corona y/o lo más demandado? ¿De qué producto os sentís más satisfechos?
La joya de la corona siempre ha sido el Contorno de ojos. Su formulación, su eficacia y su formato le han convertido en el producto top ventas de Herbera, seguido muy de cerca por el agua micelar y el fluido antiedad de hialurónico, granada y uva. También, como comentaba antes, nuestros fluidos faciales para pieles sensibles o para pieles con tendencia acnéica han sido siempre muy demandados. Pero ahora ,sin duda, están despuntando mucho y nosotras nos sentimos muy orgullosas de la línea de Bio Serum para tratar el envejecimiento de la piel, que ha ganado además el premio Biocultura 2019. Llevamos más de un año trabajando en esta gama y el resultado ha sido unos productos realmente redondos, en formulación, textura, fragancia, eficacia y formato. Estamos encantados con la acogida que están teniendo.


“Creo que en España la cosmética ecológica empieza a despuntar, los consumidores cada vez están más concienciados y en los últimos años han proliferado las marcas de cosmética ‘bio’. Pero aún estamos muy alejados de países como Francia o Alemania, donde el consumo de cosmética orgánica lleva varias décadas y sus marcas son reconocidas internacionalmente”


GRANDES SUPERFICIES
-¿Qué opinas del hecho de que las grandes superficies se estén introduciendo en el universo orgánico? ¿También ocurre con la ecocosmética?
Me parece maravilloso que el universo orgánico llegue al gran público. Pero debemos tener cuidado con los esloganes y las etiquetas engañosas, el famoso “greenwashing”. Las grandes multinacionales crean una oferta ecológica con precios bastantes bajos porque suelen incorporar marcas en las que la concentración de ingredientes ecológicos es muy baja. Porque en cosmética ecológica no pasa como en la alimentación, que un tomate es ecológico o no lo es; en cosmética hay diferentes categorías o niveles de ecológico. Este hecho puede hacer pensar al consumidor que precios superiores no están justificados. Por ello es importante estar bien informados y saber lo que queremos comprar. Debemos evolucionar hacia modelos de distribución que incorporen siempre una opción orgánica pero sin ir en detrimento de la calidad y del mensaje que trasmitimos los sectores especializados de sostenibilidad, consumo local y comercio justo.

-¿Hacia dónde va el sector ecológico? ¿Cómo crees que será su futuro?
El sector “bio” en todo el mundo goza actualmente de buena salud. El consumidor cada vez es más consciente de que el cultivo ecológico es una de las soluciones para preservar la biodiversidad del planeta y asegurar su futuro. Es esperanzador el dato de que los principales consumidores de productos ecológicos en todo el mundo son los millenials. Ellos y ellas serán quienes demanden o emprendan los modelos de negocio del futuro que serán cada vez más sostenibles. Así que estoy convencida de que el sector biológico tiene un gran margen de crecimiento en todos los sectores de la industria.

BIOCULTURA
-¿Qué representa para vosotros el haber recibido uno de los Premios BioCultura 2019?
-Un enorme orgullo, sin duda. Este premio llega en un momento en el que Herbera se asienta como apuesta por la innovación y la calidad ecológica en cosmética y recibir este reconocimiento por parte de Biocultura/Asociación Vida Sana supone un respaldo muy importante.

-¿Qué es para vosotros BioCultura? 
-Es el mayor referente a nivel nacional de promoción y divulgación de la agricultura ecológica como fuente de salud para las personas y para el planeta. Sus ferias son un lugar de encuentro para productores y consumidores y un espacio donde compartir inquietudes y consolidad relaciones comerciales. Cuando nació Herbera, hace 3 años, uno de mis sueños era poder exponer la firma en BioCultura. Desde ese mismo año soy parte activa de este evento.

ESPAÑA
-¿Es España un buen lugar para lanzar una empresa como Herbera?
Mi sensación es que sí, ya que el mercado interno está aún por desarrollar. Aunque en los últimos años se ha consolidado la tendencia por lo natural en España y los consumidores cada vez están más concienciados sobre lo que se aplican sobre la piel, todavía hay muchos grupos de población en los que no ha calado este mensaje. En España competimos con otras marcas europeas que llevan más años en el sector y por lo tanto son más conocidas, pero en nuestro país se valora mucho el factor local, lo que nos da la posibilidad a empresas emergentes a entrar en el mercado.

-¿Somos en España punta de lanza en lo que respecta a la cosmética ecológica europea?
Creo que en España la cosmética ecológica empieza a despuntar, los consumidores cada vez están más concienciados y en los últimos años han proliferado las marcas de cosmética “bio”. Pero aún estamos muy alejados de países como Francia o Alemania, donde el consumo de cosmética orgánica lleva varias décadas y sus marcas son reconocidas internacionalmente.

Carolina Sánchez

LA CERTIFICACIÓN
CERCANA Y PROFESIONAL
-¿Quién te certifica y por qué?
Estamos certificados por BioInspecta bajo la Norma BioVidaSana por diferentes motivos: primero, porque es una de las normas más exigentes en cosmética ecológica; lo segundo, porque está pensada para pequeñas y medianas empresas, primando la elaboración artesanal, el incremento de la sostenibilidad y el mercado local; por último y más importante, por su cercanía y profesionalidad. Nuestro objetivo al certificarnos es dar confianza al consumidor para que pueda estar seguro de estar comprando lo que dice la etiqueta y para ello la Norma BioVidaSana pone especial atención asegurándose de que la información que el producto ofrece al consumidor sea exacta y clara.